CRITICAS
 
CRÍTICAS DE DÍAS DE VINO Y ROSAS. SILVIA ABASCAL
 
 

EL PAIS
Vísceras en carne viva. Rosana Torres.
Lo que hacen los actores Silvia Abascal y Carmelo Gómez encima del escenario del teatro Lara se puede plantear como si fuéramos a ver un ejercicio de estilo, medido, luminoso, lleno de sabiduría, de contrastes, de hallazgos y de juego. Es algo portentoso. Ellos dos solitos convierten el escenario su claustrofóbico mundo al que bucean con las entrañas, los sentimientos y las vísceras en carne viva.....Los actores dan un recital de interpretación como pocas veces se ha visto encima de un escenario, y son ellos los que consiguen que las posibles carencias no afecten.

EL PAIS:
- La dura resaca después del amor. Miguel Angel Villena.
"Desde los toques de humor del principio a la desolación del final, Días de Vino y rosas está construida a partir de una imprescindible complicidad entre los dos protagonistas. Y no cabe duda de que la química en el escenario funciona entre Carmelo Gómez y Silvia Abascal. Actores famosos del cine y de la televisión, ambos se han formado en un teatro al que regresan, una y otra vez, como enriquecimiento personal y artístico. No era, desde luego, fácil el desafío de encarnar a unos personajes que, para muchos espectadores, cuentan con unos rostros muy determinados en el cine. Pero Carmelo Gómez y Silvia Abascal salen airosos del empeño con unas magníficas interpretaciones de muy variados registros entre la comedia y el drama. Devastadora crónica de un amor destruido por el alcoholismo, esta versión española de una historia ya clásica demuestra que la fuerza del teatro radica en unos actores brillantes al servicio de un texto inteligente y conmovedor. Una fuerza que los espectadores de teatro siempre agradecen."

BABELIA. EL PAIS.
- Postales desde el filo. Marcos Ordoñez.
"La actriz Silvia Abascal, lucha con la indefinición de su personaje, pero agarra por el cuello su gran baza: es la que sufre más. Y sabe dar muy bien, con mucha fuerza, esa mezcla de inocencia y profundo salvajismo."

ABC:
- El diablo en la botella. J.G.C
"La actriz Silvia Abascal aguanta el envite de Carmelo Gómez a pie firme y crece con él, deliciosa cuando le visitan las cosquillas de los tiempos felices y sobrecogedora cuando toca fondo."

RED TEATRAL
Garra y limpieza escénica. Silvia López-Ortega
"Una obra en la que la apuesta interpretativa corre a cargo de dos famosos actores, Silvia Abascal y Carmelo Gómez. Ambos desarrollan un trabajo muy digno, que en ocasiones roza una verosimilitud tal que rompe la cuarta pared e invade al cautivado espectador. Carmelo Gómez (Luis) se presenta como un compañero capaz de ofrecer una réplica muy profesional en todo momento, pero Silvia Abascal aprovecha su capacidad de trabajo para superar los límites del texto y se apropia de él logrando que las palabras estén al servicio del propio actor y no, al contrario. La evolución del personaje de Sandra destaca por su coherencia y verosimilitud intachables, además de tener una carnalidad y presencia escénica más que contundentes. La actriz da rienda suelta a su garra actoral y se lanza al abismo interpretativo sin miedos."

LA RAZÓN:
- Dos grandes animales ebrios. Miguel Ayanz.
"Igualmente, sobre el escenario, encontramos dos animales devorados por su hambre, o aniquilados en este caso por su sed. Y aunque Silvia Abascal pueda parecer la rosa lánguida que ha de curar a la Bestia del cuento, se revela como un torbellino junto a Carmelo Gómez, sobre todo en las escenas en que el texto le permite, gracias al alcohol, dejarse ir, y se descubre a una actriz de carácter escondida tras una princesa."

ON MADRID.
Natalia Erice.
"Esta historia de amor y destrucción rebosa verdad (también interpretativa) en manos de una pareja de actores, nacidos para trabajar siempre juntos, que emociona al público."

EL EMBRUJO.
- Cuando el amor no es suficiente. Sofía Basalo.
"Más que acertadas contemplo la propuesta de Tamzin Townsend y las interpretaciones, magníficas, de Silvia Abascal y Carmelo Gómez. Su maravilloso mundo, su futuro envuelto en las cegadoras luces de Nueva York se convierte en un presente beodo y desastroso, del que somos emocionales testigos. El frío espanto que deja el cine cede el paso a la tremenda humanidad que dos grandes actores ofrecen a dos seres complejos, víctimas y sin duda, luchadores."
 
VOLVER AL LISTADO
 


© Silvia Abascal 2017       Diseño y Desarrollo web: Introarte S.L.